Ir al contenido principal

El éxito del fracaso

En general, todos coincidimos cuando alguien tiene éxito. Cuando otro cumple con nuestras expectativas, tiene éxito. A su vez, cuando cumplimos las expectativas de otros, nos pueden considerar exitosos. Ni que hablar si son superadas esas expectativas.
Lo que no está muy claro es cuando somos exitosos para nosotros mismos. Solemos estar gobernados por reglas muy distintas. El orden natural no nos afecta en cuanto a considerarnos exitosos. Uno puede pensar que cuando cumple una meta lo logra, cuando llega a un objetivo, o hasta cuándo cumplimos o superamos expectativas de otros.
Nuestra mente nos guía y nos empuja hacia una sola dirección, el éxito. Cabe aclarar que en el transcurso de nuestra vida, solemos cambiar de metas, objetivos, y por lo tanto, la mente nos dirige hacia lugares muy dispares, dependiendo en qué momento de nuestra vida nos encontremos.
Nuestro objetivo supremo es el éxito, solemos tener aversión al fracaso.
Sin embargo, cuando logramos llegar a los objetivos que nuestra mente nos marcó y aun nos queda vida por recorrer, no significa que nos sintamos exitosos. Hay otra entidad que gobierna y nos dictamina sin mucha lógica cuando debemos sentirnos exitosos o fracasados.
Nuestro ser interno, nuestro corazón, aquel dictador que sólo está interesado en cumplir con sus caprichos, es el capitán a cargo de dictaminar cuando nos sentimos exitosos y cuando no.
Los caprichos de este ser, en cambio de los objetivos de nuestra mente, en primera instancia no está guiados por la lógica. Se alimenta de un ser más ancestral, más básico, relacionado muchas veces con la parte más vil de nuestro ser. Por otro lado, suelen ser más constantes, ya que este ser no se deja influenciar por razonamientos ni experiencias.
Con este desdichado ser, caprichoso, vil y siniestro convivimos a diario. Sus designios no estamos obligados a seguir, pero tenemos que saber que cada vez no lo satisfagamos, nos va a hacer sentir el rigor de sus emociones.
Hay veces, debemos reconocer, que puede tener algún capricho bueno, y al cumplirlo sentimos la doble satisfacción de cumplir con nuestra noble mente y a la vez, con este ser, que puede ser tan detestable.
La mayoría de las veces, por otra parte, sus caprichos suelen ser viles y siniestros, y es ahí cuando la luz que podamos tener a nuestro alcance, debe encandilar a este dictador tan orgulloso, así como cruel.
Es por eso, que cuando sintamos que fracasamos, hay que analizar a quien hemos fracasado. ¿A los demas? ¿A nuestra mente? ¿O a nuestro corazón?
También, debemos saber que los caprichos de nuestro corazón se alimentan de los éxitos de nuestra mente. Es por eso que muchas veces, aún cuando hayamos cumplido los objetivos más nobles, nos sentimos fracasados. Nuestro corazón nos succiona ese éxito, porque no le dimos lo que él quería.
Es tan básico, tan fundamental nuestro emperador de emociones, que es muy sabio no hacerle caso, aunque muy difícil y costoso.
Cuando insistimos en guiarnos por la lógica, el bien común, en general, cuando actuamos con altruismo, solemos alimentar a la bestia, dándole éxitos genuinos para que luego nos atormente y nos haga sentir insignificantes, miserables.
Por otro lado, cuando cedemos a este ser temible, aunque sabemos que cumplimos con él, tenemos las certeza que quedamos en deuda con la razón, ya que nos hace actuar de forma totalmente incomprensible.
Es por eso que, para vivir sintiendo que somos fracasados, al menos intentemos llevarle la contra al dictador de nuestros caprichos, es preferible alimentarlo de nuestros éxitos y no vivir a su merced, que sería alimentarlo con nuestra vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Perdidos

Perdernos, estar sin un rumbo, saber adonde queremos ir pero no conocer el camino suele causarnos desolación, abatimiento, y, hasta en algunos casos, no encontrar la salida puede acabar con nuestra vida, o peor, con nuestra esperanza.
Podemos perdernos de manera literal, física, cuando en un lugar que no conocemos nos alejamos de la civilización. Solos, en un lugar desconocido, somos presa fácil del desánimo, de la desorientación, del hambre, del frío, del calor. Si la situación no se remedia en poco tiempo, salvo excepciones, podemos sucumbir a los peores enemigos, entre los cuales se encuentra la muerte.
Sin embargo, perderse en un mar de emociones puede ser igual o más devastador que perderse de manera física. Y el mayor inconveniente es que puede ser que nadie se dé cuenta de que estamos perdidos, a la deriva. Sin ayuda, sin rumbo, sin destino al cual llegar, enemigos más crueles que la muerte pueden asaltarnos, como la desesperanza, la desolación, el remordimiento, hasta el odio.

Manual para perdedores

Ser exitoso es lo más sencillo del mundo. Queda demostrado en que todo el mundo es exitoso. Para coronar este hecho, añadimos que todos son felices, exitosos y felices. Está claro que hay infinidad de libros sobre como ser exitosos en cualquier aspecto de la vida, es más, cuando uno habla con amigos o conocidos, pareciera que todos saben cuál es la clave del éxito y la felicidad. Por lo tanto, la única conclusión posible es que todos, todos, son felices y exitosos.
Pero yo no soy como todos. Ya desde chico, cuando me querían dar la ropa de mis hermanos mayores, como yo soy distinto y era diferente a ellos, tampoco podía usar su ropa. Entonces, la rompía, así tenía que usar ropa que nadie había usado, porque yo tenía que ser único, es más, ya era único en ese momento. Como consecuencia, usaba la ropa hasta que estaba en un estado inservible, como para que nadie la usara después de mí, sino dejaría de ser único. He llegado al punto de romper ropa sana, porque no me quedaba más o ya habí…

Vivir del recuerdo

Sergio era un tipo normal. Disfrutaba de las cosas simples de la vida, como todos. Jugar a la pelota con amigos, un buen asado, una reunión de familia.

Un día, jugaron un partido de aquellos con los muchachos. Ganaron 7 a 0. Estaban todos inspirados. Y qué gol de chilena metió Sergio. Lo gritó como loco. Después salieron pizzas. Nadie quería que ese momento terminara. Esa noche, casi ni durmió. Recordaba una y otra vez ese partido, esa jugada, ese pase de Pablo que él pudo enganchar justo con esa chilena espectacular.

Al otro día, en el trabajo fue totalmente improductivo, entre el cansancio por casi no haber dormido, y estar recordando todavía una y otra vez esa jugada. Al fin del día, se dió cuenta que empezó a recordar con menos frecuencia. Al llegar a casa, casi ni pasaba por su cabeza ese partido del día anterior. A la noche, ya en la cama, se dio cuenta que quiso recordar de nuevo la jugada, pero que no se la acordaba tan bien, y eso le dio mucha bronca, tanto que otra vez le co…